Sube el abuelo, baja el hijo, sube el nieto

18.05.2017


Ya sabéis que a nosotros nos gusta la gente que se pone metas altas, muy altas, las más altas. Tan altas que parecen inalcanzables y, una vez rebasadas, parecen insuperables. Pero es que ése es el tipo de personas con las que queremos identificarnos y también sois así todos los que venís a vernos a HurricaneFactory. Sois inconformistas y aventureros; unos exploradores intrépidos a los que os gusta ir un poquito más allá de lo que las convenciones sociales suelen indicar.
 
Y así era el protagonista de nuestra historia de hoy, Auguste Piccard. Los que ya lo conozcáis, tal vez nos diréis que no entendéis esta referencia. Y los que no, al principio, también os puede extrañar. Os lo vamos a explicar.
 
Piccard fue un físico suizo y profesor universitario en varias universidades, aunque la mayor parte de su vida laboral la pasó en Bruselas. Pero por lo que a nosotros –y a vosotros– nos interesa es por su faceta de inventor e inconformista.

 
Fue al poco de sus comienzos como profesor en la Universidad Politécnica de Bruselas cuando comenzó a dar forma a sus proyectos para estudiar la estratosfera. Éstos no incluían otros que construir un aerostato con una cabina presurizada, con el objetivo de ascender lo más alto que nunca se había llegado para estudiar los rayos cósmicos y los estratos ionizados de esas capas de la atmósfera.
 
Y su sueño de volar más alto que nadie lo cumplió dos veces nada más y nada menos. La primera, en 1931, cuando ascendió en su propia nave hasta una altura de 15.781 metros, lo que supuso un récord mundial para el momento. Y la segunda, un año después, cuando batió su propio récord y llegó a los 16.201 metros.
 
El ansia de alcanzar cotas inexploradas de Auguste Piccard no se ciñó a las alturas y, en 1937, presentó otro de sus inventos, el batiscafo, que en 1954 llegó a descender con una persona en su interior hasta los 4.176 metros de profundidad.
                                                                            Fuente

Este camino es el que siguió su hijo, Jacques Piccard, que unos años después, en 1960, llegó a descender 10.916 metros de profundidad en la fosa de las Marianas, un récord impresionante que se mantuvo hasta 2012.
 
Pero, como parece que esto de aventurarse y llegar a dar un paso más allá de lo que los demás han hecho hasta entonces, la saga continuó. Mar Bertrand Piccard, nieto de Auguste e hijo de Jacques, volvió a recuperar las ganas de subir alto de su abuelo y, para eso, pensó en una hazaña memorable que culminó en 1999.
 
Mar Bertrand Piccard, junto al piloto británico Brian Jones, fue el primer aeronauta en dar la vuelta al mundo en un globo aerostático sin escalas. En esta aventura, recorrieron la escalofriante distancia de 46.759 kilómetros, y batieron el récord de permanencia en vuelo, con una duración de 19 días y 21 horas.
 
Lo cierto es que éstos no han sido los únicos Piccard en estar relacionados con altos vuelos y aventuras extraordinarias, y esto supone un gran ejemplo de que el carácter intrépido es algo que puede pasar de padres a hijos y nietos.
 
Por eso, hoy os queremos proponer que vuestra próxima visita a HurricaneFactory la hagáis acompañados de vuestros seres queridos, padres, madres, hijos, hermanos o, incluso, cuñados (aunque algunos no se lo merezcan). Una experiencia tan única y fascinante como la de volar en nuestros túneles de viento es algo que merece la pena compartir, y quién mejor que esas personas cercanas con las que compartes tanto.
 
Lo mejor de todo es que nuestros vuelos están acompañados por instructores completamente experimentados y son aptos para todas las personas mayores de 5 años (exceptuando a las mujeres embarazadas). Así que, ¿a qué estás esperando?
 
Nuestro túnel de viento es el de mayor diámetro de toda España, con más de 5 metros de anchura, y tiene una altura de 12 metros, lo que permite que el aire circule a más de 270 kilómetros por hora, para que sientas una sensación total de caída libre, como si estuvieras volando en el centro de un huracán.
 
Tal vez no te llevemos tan alto como Auguste Piccard, ni te vayamos a tener casi tres semanas sin pisar tierra como Mar Bertrand Piccard, pero lo que te prometemos es que en HurricaneFactory vas a sentir una sensación sin igual, de pura adrenalina, y que es aún mejor cuando la compartes con tus seres queridos.
 
 
 
 

Hurricane newsletter

Suscríbase para recibir noticias y ofertas exclusivas