Efectos de la ingravidez en nuestro cuerpo

20.04.2017


La gravedad está ahí, todo el día empujando hacia abajo, de manera constante, y seguro que ya ni la notas. Si saltas con todas tus fuerzas, verás vuelves al suelo de un modo casi instantáneo. Y si intentas volar, te resulta imposible, ¿verdad? Es que la gravedad es inclemente.
 
Por eso, seguro que más de una vez has pensado que la vida sería mucho más bonita sin gravedad. Sin la gravedad, podrías levantar cosas sin apenas esfuerzo, podrías saltar y desplazarte más lejos sin cansarte e, incluso, podrías volar. Sí, volar, qué bonito es eso. Pero la gravedad no te deja (además de otras muchas cosas referentes a tu fisiología).
 
Vale, ahora vamos a hacer un ejercicio mental y pensar que no hay gravedad. Le das al interruptor ése que pone “Gravity Off” y ¡zas!, comienzas a levitar a tu gusto, tanto como tú quieras, como si estuvieras en una piscina de aire. Mola, ¿eh? Estamos seguros de que puedes pasarte así un buen rato, disfrutando de la novedad y haciendo multitud de piruetas y chorraditas que antes no hubieras podido ni imaginar.
 
Pero ¿estás seguro de que podrías aguantar así mucho tiempo? Además de que lo más probable es que te cansaras después de unos cuantos minutos o, a lo sumo, un par de horas, hay otras cosas que no tienes en cuenta, porque es muy difícil saber cuáles son los efectos de la ingravidez cuando no es un escenario muy posible hoy en día.
 
Si expones tu cuerpo a un entorno en el que no haya gravedad durante un período más o menos prolongado de tiempo, las consecuencias pueden ser varias y, sobre todo, no demasiado agradables. Y no hablamos solo de efectos en tu cuerpo. También hay consecuencias psicológicas si te pasas demasiado tiempo sin tu amiga la gravedad.
 
Para empezar, los líquidos se desplazan de un modo muy distinto y, en lugar de ir hacia las piernas –como hacen normalmente–, se distribuyen por todo el cuerpo de un modo más uniforme. ¿Qué consecuencias tiene esto? La primera es que se orina mucho. La segunda es que se tiene una mayor sensación de saciedad y no se bebe, con la consiguiente deshidratación. Y, la tercera, que los intestinos se paralizan y tampoco se defeca.
 
Si la ausencia de gravedad se prolonga durante mucho tiempo, las consecuencias físicas aumentan mucho más. Disminuyen los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y el plasma sanguíneo. Los pulmones se pueden inundar de líquido, el tamaño del corazón aumenta y disminuyen las masas óseas y musculares, porque el cuerpo ya no tiene que realizar ningún esfuerzo para mantenerse de pie ni soportar ningún peso.

 
Esto no es todo, ya que los sentidos también se ven perjudicados ante la falta de gravedad. La visión se vuelve borrosa, se pierden facultades olfativas y gustativas, y también el tacto se ve debilitado en estas condiciones. Por supuesto, no vamos a hablar de la falta de orientación y de los mareos y vómitos provocados por los movimientos en el oído. Como verás, un conjunto de sensaciones súper agradables, ¿verdad?
 
Y en cuanto a las consecuencias psicológicas de la falta de ingravidez, de nuevo hay que pensar que son mucho más acentuadas a medio y largo plazo. Los que más las han percibido son, sin duda, los astronautas que han pasado mucho tiempo allá arriba, y entre las que más destacan se encuentran las sensaciones de depresión y soledad. Eso sí, también hay que reconocer que, una vez superadas éstas, también se puede percibir euforia. Y es que, una situación así solo se vive cuando se es un poco privilegiado, ¿no?
 
Bueno, después de todas estas maravillas, a lo mejor ya no te mola tanto eso de estar sin gravedad y agradeces un poco más lo de estar pegado a la tierra. Claro, que lo de flotar en el aire sigue siendo una idea muy atractiva, y es una pena tener que pasar por tantas penurias para pasarlo tan bien.

 
¡Espera, espera, que en Hurricane tenemos la solución a este problema! ¿Quieres flotar en el aire, y moverte con plena libertad, como si estuvieras en esa piscina de aire que te decíamos al principio, y no sufrir todos esos efectos de la ingravidez que tan pachucho te van a dejar? Pues ¡pásate por aquí a disfrutar de nuestro túnel de viento!
 
La capacidad y la potencia de enorme cañón de aire, el de mayor diámetro de toda España, es más que suficiente para elevarte y despegarte del suelo. Podrás flotar, volar, hacer piruetas y todo lo que desees. Y la sensación de adrenalina y euforia no tendrá que estar acompañada de malestares, mareos ni esas otras cosas más serias que te produce la ingravidez.
 
¿Aún lo estás dudando? ¡El túnel de viento de Hurricane Factory es mucho mejor que estar sin gravedad!
 

Hurricane newsletter

Suscríbase para recibir noticias y ofertas exclusivas