Series que te ponen a mil

09.02.2017

 
En otros artículos te he hablado de alguna película emocionante, de ésas que te ponen a tope. Y también te he recomendado música para cuando tienes ganas de darlo todo. Pero creo que nunca he escrito sobre series. Parece mentira, con lo que nos gusta estar al día, a ti y a mí, y nunca hemos hablado de este tema. Las series se están llevando la palma últimamente y no somos nadie si no seguimos alguna. Y no, no me digas que no sueles ver series. 
 
ESTOY SEGURO DE QUE ALGUNA VEZ TE HAS ENGANCHADO A UNA SERIE

No me refiero a hacer una maratón de ésas de finde para ver cuatro o cinco capítulos de la serie más trendy, porque eso puede ser demasiado reciente –sin que sea para nada malo–, sino que incluso cuando lo de las series no estaba tan de moda tú ya estabas esperando al día de emisión, o programando el vídeo, para no perderte los avances de tus personajes favoritos.





Si hay algo típico en las series con tramas largas –que son las que más enganchan– es que al final de cada capítulo te dejan con ganas de más. Salen los títulos de crédito y dices “¡No! ¡Quiero más!”. Antes no podías hacer gran cosa. Te tocaba esperar una semana y disfrutar de esos tres cuartos de hora estirados por grandes espacios publicitarios. Hoy, por fortuna, puedes acumular fácilmente varios capítulos y tirarte toda una tarde superando los cambios en el guion, los puntos de giro y las resoluciones de las tramas sin pensar más que en darle a pausa cuando tengas que ir al baño.

Bueno, pongámonos en el caso de que aún no hayas sentido estas emociones en tu salón, o que quieres repetirlas, o incluso que necesitas recomendaciones para volver a vivir esa sensación de intensidad que solo te dan las series más adictivas. 
KEEP CALM, YOU’VE REACHED THE RIGHT PLACE

Aquí te dejo unas cuantas series de las que te ponen a mil cuando empiezas a verlas y de las que, si tienes que madrugar al día siguiente, te arrepentirás de haber comenzado.

PREVIOUSLY, ON HURRICANE…
 

1.- Prison Break



Hablar de esta serie casi me hace sentir como hablar de “Médico de familia”. Bueno, no tanto. Pero es que, pensándolo, es una serie que comenzó hace más de diez años… Ya sabes, oldies but goldies, ¿no?

Hoy en día puede que no tenga tanto prestigio como antaño, porque ha pasado mucho tiempo y el final se hizo un poco largo. Pero ojo, sus primeras temporadas eran de las que te dejaban casi sin respiración. Además, si no la has visto aún, puede que sea buen momento, porque han decidido retomarla y, esperamos que vuelva con toda la tensión y adrenalina de aquellos capítulos tan adictivos.

2.- Perdidos

 
Puede que haya sido la serie más famosa, o de las más famosas, en esa época en la que las series comenzaban a ser lo que son ahora. Y, de nuevo, aunque los últimos capítulos pudieran desesperar a gran parte de su legión de fans, hay que reconocer que, en cómputo global, es una de las series que más emoción, enganche y suspense han proporcionado EVER!

Lo bueno si no la has visto es que tienes material para largo. Si ya la has visto, como hay tantas movidas, es probable que su punch siga en funcionamiento y, como si fueras virginal en ella, te sigas enganchando. Lo que no sé es si algún día habrá secuela, spin off o remake… no lo descartes, porque se lleva mucho últimamente.

3.- Breaking Bad


Ésta está considerada una de las mejores series de la historia. Es probable que pase a ser una serie de culto –si no lo es ya– en el futuro. De hecho, alguno de sus personajes se han convertido en verdaderos mitos que muchos admiran y han llegado a participar en “Better Call Saul”, un spin off de gran calidad pero con otro estilo menos trepidante (o no).

La cuestión es que, si aún no has visto “Breaking Bad”, tienes mucha suerte, porque te esperan más de ochenta capítulos en los que la emoción no sólo te entrará cuando esté a punto de terminar cada uno de ellos, sino durante la mayoría de las escenas, diálogos, persecuciones, intrigas, etc. Vamos, que corres el peligro de que la maratón sea casi diaria hasta que quemes todas las temporadas.

4.- House of Cards



Aunque te echen para atrás las series que tratan de política, ésta tiene su punto adictivo. Vale, que puedes escuchar conversaciones sobre leyes, conspiraciones y demás, pero le dan ese toque dinámico que evita el aburrimiento, y el protagonista… qué quieres que te diga, te habla a ti cuando menos te lo esperas.

Además, hoy está muy de moda lo de la política americana, ¿no? Fuera bromas; esta serie es de lo más clásico para los amantes de las maratones, sobre todo porque cada temporada se estrena de golpe, sin tener que esperar siete días para ver lo que pasa al final de cada capítulo. Lo malo es que, si la llevas al día, te toca esperar casi un año después de los diez episodios que te hayas tragado en tu sábado casero.

5.- Juego de tronos



Con ésta no vamos a debatir si es de las mejores series de la historia, porque puede suponer un tema polémico. Lo que sí estamos seguros es de que es una de las más famosas –si no la que más– y, por supuesto, la que mejor ha sabido jugar con el ritmo, tramas y personajes. El resultado, el que te puedes esperar: te darán ganas de meterte en la pantalla y correr, saltar, pelear y morder. Vale, también te darán ganas de volar, pero eso lo irás viendo cuando llegues a lo de los dragones…

Y si has llegado hasta lo de los dragones, es decir, hasta aquí, seguro que tienes ganas de sentirte libre y soltar toda tu adrenalina. Tranquilo, que aunque no tengamos dragones, no nos hacen falta para hacerte volar. Haznos una visita uno de estos findes en los que aún no hayas acumulado los capítulos necesarios para hacer una maratón en tu sofá, y te prometemos una experiencia tan excitante y adictiva como la de tus series favoritas. ¿O es que hay algún otro sitio en Madrid donde puedas volar como en Hurricane?

 

Hurricane newsletter

Suscríbase para recibir noticias y ofertas exclusivas